Un cuarto propio. Virginia Woolf

un-cuarto-propio-9788426421654Siempre quise leer este libro de Virginia Woolf, pero no encontraba el momento. Desde que leí su célebre consejo sacado de este ensayo “para escribir novelas, una mujer  debe tener dinero  y un cuarto propio”, este libro ha provocado en mi una gran curiosidad y ahora que he encontrado esta  estupenda edición de Lumen con la traducción de Jorge Luis Borges y las encantadoras  ilustraciones de la estadounidense Becca Standtlander, por fin he encontrado la ocasión de descubrir este ensayo tan  valiente, bello, directo y  honesto de Virginia Woolf que surgió de dos conferencias que tuvo que dar en 1928 a propósito de “La mujer y la novela”.

Estos textos son una invitación a la reflexión. A lo largo de seis capítulos la autora analiza,  a partir del papel de la mujer en la literatura, cuál ha sido ese papel en el mundo y en la sociedad a lo largo de la historia y en consecuencia, cómo la han visto los hombres.
Este es uno de los ensayos feministas  más importantes y más veces publicado. Su lenguaje claro, directo e irónico hace reflexionar al lector con un texto que es a la vez poético y brillante.

Virginia Woolf expone todos los obstáculos con los que la mujer se ha ido encontrando a lo largo de la historia, obstáculos siempre impuestos por los hombres y de ahí su afirmación de  que las mujeres son “el animal más discutido de la historia”.

un cuarto propioPara explicar lo que me ha hecho sentir este libro prefiero recurrir a algunas de las frases de la autora que más me han impresionado y que el lector saque sus propias conclusiones:

“Hace siglos que las mujeres han servido de espejos  dotados de la virtud mágica y deliciosa de reflejar la figura del hombre, dos veces agrandada”.

“Por eso Napoleón y Mussolini insisten con tanto énfasis en la inferioridad de las mujeres, porque si ellas no fueran inferiores, ellos no serían superiores. Eso en parte explica lo necesarias que son las mujeres al hombre”.

Becca Stadtlander Un cuarto propio“Suprímala (a la mujer)  y el hombre se puede morir, como el cocainómano privado de cocaína”.

“En cien años las mujeres  ya no serán el sexo protegido. Participarán en todas las  actividades y  esfuerzos que le están vedados ahora. La niñera hombreará carbón. La tendera conducirá una locomotora”

“Todo puede suceder cuando la feminidad ya no sea una ocupación protegida”

“Hasta en un hombre, la parte femenina del cerebro debe  ejercer influencia; y tampoco la mujer debe rehuir contacto con el hombre que hay en ella. Una gran inteligencia es andrógina”

“Quizá una mente del todo masculina no puede crear, así como tampoco una mente  del todo femenina”

“Es fatal para escribir pensar en su sexo: es fatal ser un hombre o una mujer  pura y simplemente.; hay que ser viril-mujeril o mujer-viril”

“La independencia intelectual depende de las cosas materiales. La poesía depende de la libertad intelectual”

“Las mujeres han sido siempre pobres, no solo por doscientos años, sino desde el principio del tiempo. Las mujeres han tenido menos libertad que los hijos de los esclavos atenienses. Las mujeres por lo tanto no han tenido la menos posibilidad de escribir poesía. He insistido por eso tanto en la necesidad de tener dinero y un cuarto propio”

“… si nos adiestramos en la libertad y en el coraje de escribir exactamente lo que pensamos… si encaramos el hecho de que no hay brazo en que apoyarnos y que andamos solas y de que estamos en el mundo de la realidad y no solo en el mundo de los  hombres y  las mujeres…entonces la oportunidad  surgirá”

Editorial Lumen

1ª edición, abril 2013

Anuncios

Una respuesta

  1. Comentario muy bueno, y siempre oportuno para la mujer. Viendo en perspectiva los años de entreguerras sorprende la lucidez de un grupo de mujeres extraordinarias que, dejando atrás los prejuicios victorianos, apuestan por una actitud ante la vida mas libre e independiente, y consiguen una ¨habitación propia¨. Evidentemente responden a una clase social privilegiada porque el analfabetismo en la mujer ha durado demasiado tiempo.
    Recordando los años 70 he releído los libros de Lumen, entre ellos la señora Dalloway que nos muestra la exquisita sensibilidad de la autora en una época otoñal de su vida: la película Las horas recreó magistralmente el lirismo de la autora.
    Otra biografía excepcional y también película ¨Orlando¨ fue un regalo que le hizo a su amiga íntima Vita Sackville-West, famosa y extravagante mujer, su hijo Nigel Nicholson escribió una magnífica novela sobre ella, también publicada el año 73 por editorial Grijalbo ¨Retrato de un matrimonio¨.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: