Los platos más picantes de la cocina tártara. Alina Bronsky

Apoteósica. Fantástica. Divertida. Una novela tan arrolladora como su protagonista. Ácida e irónica, esta historia que nos sorprende y engancha nos cuenta la historia de tres mujeres tártaras: Rosalinda, su hija Sulfia y su nieta, Aminat. Y ya os confirmo que no se trata  de un libro de recetas.

Su protagonista, Rosalinda, es una fuerza de la naturaleza que con su carácter incombustible, dominante  y obstinado está condenada a verse siempre rodeada de personajes más débiles que ella, empezando por su marido Kalganov, continuando por su hija Aminat y terminando por su nieta, Sulfia, que aunque prometía terminar siendo su “alter ego”, llegará a sorprender e irritar a Rosalinda hasta extremos insospechados. Rodeada de fracasados, su lema en la vida es y será “Yo solo quiero lo mejor para todo el mundo” y con esta cantinela, consigue manipular  a todos y  a todo. La novela narrada por Rosalinda en primera persona se compone de capítulos muy breves y ágiles que nos van llevando por la vida de estas tres mujeres desde una Unión Soviética en pleno colapso hasta Alemania,  país soñado como la tierra prometida.

Esta mujer de armas tomar, empeñada en mantener sus raíces tártaras, consigue llevar el timón en todo lo que se propone, manipulando y ejerciendo su control desmesurado sobre todos quienes la rodean y así lo describe ella misma, sintiéndose incomprendida cuando nadie valora sus “buenas intenciones”:

“Siempre había intentado corregir los fallos de otras personas, con consejos, interviniendo, con la mejor de mis voluntades. Como todo el mundo sabe, ésta no es una tarea precisamente agradecida”.

No podía ser de otra manera: lo mejor que podía hacer una mujer por su familia era ejercer un liderazgo claro y rígido. La indulgencia no aportaba nada”

Y así nos habla de su hija Sulfia, su gran decepción:

“Solo Dios sabe que lo había intentado todo para enseñarle a disimular: si tienes miedo, nadie debería notártelo. Si tienes dudas, nadie debería notártelo. Si quieres a alguien, ¡ni se te ocurra mostrarlo! Y si odias a alguien, entonces tienes que sonreírle con especial delicadeza. Había dado lo mejor de mí con Sulfia, pero todo para nada”.

Estos extractos del libro nos dan una idea de con qué personaje nos las vamos a ver en esta novela sorprendente.

Los platos más picantes de la cocina tártara es una de las novelas más curiosas que he leído últimamente. Muy bien narrada, con personajes bien construidos y un lenguaje vivo, arrollador, irónico y cínico que nos lleva por una historia fascinante que atrapa y  cautiva.

“El lenguaje de Bronsky es potente y vital” The Financial Times

“Lo que comienza como una novelita cruel y cómica acaba como una sorprendente historia ganadora de superación y resistencia”. The New Yorker

Os la aconsejo. Y su autora, Alina Bronsky, ha conseguido captar nuestra atención con esta novela. ¡No la perdamos de vista!

Editorial Siruela. 2011

Anuncios

Una respuesta

  1. Fantástica novela. Narrada en primera persona con muy buen ritmo. El título me recuerda a la famosa novela “El desierto de los tártaros”. Los tártaros denotan mundos exóticos, lejanos y ya muy antiguos. En la novela apenas se habla de los tártaros ni de cocina, ni falta que hace. El fuerte caracter de la protagonista y “sus mejores intenciones” (un aforismo de San ignacio dice “que de buenas intenciones está el infierno lleno”) a veces desencadena tragedias y también sonrisas. La vida le pasa factura, el sufrimiento la redime. Tiene compensaciones inesperadas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: